EN PIRIAPOLIS SE VIO LO APARENTE

Ya han pasado muchos años , en que siendo yo muy joven me encontraba  con mucha frecuencia con  Carlitos. Él era un muchachón alegre, de tez muy clara y que lucía muy quemada por el sol que recibía en sus largas horas de trabajo que realizaba en las tareas rurales que realizaba en el campo junto a su padre.

Vivía a unos quince kilómetros de Pan de Azúcar por el camino que lleva a  Punta del Este y del carretero tres kilómetros a la derecha. Siempre se le veía en su bicicleta que mantenía extremadamente limpia y de la que se enorgullecía.

Su presentación  la hacía diciendo: yo soy  Carlitos Alonso, si de los Alonsos de la Barra. Y le gustaba hablar en su primera oportunidad de su medio de transporte que era su bicicleta y trataba de mostrarnos como maravilla su luz, su timbre y un a parrilla en la que llevaba las compras de mercaderías para su casa.

Casi cortaba la charla que estaba manteniendo conmigo diciéndome -hoy estoy apurado porque el trabajo del campo me espera. Evidentemente tenía razón porque la distancia para llegar a su domicilio era grande, es por ello que se subía a su bicicleta y se marchaba raudamente.

Había transcurrido dos meses de la última vez que lo había visto en Pan de Azúcar, cuando ya entrado el verano me lo encuentro en la Rambla de Piriápolis. Era domingo y yo caminaba lentamente hacia la rotonda del Hotel Colón con mi mirada exclusivamente hacia las jóvenes que recreaban su belleza con escasa ropa veraniega.   En determinado momento siento casi un grito que me decía “hola Walter”. Me detengo sorprendido, miro hacia la izquierda que era de donde había partido el grito y veo a Carlitos que estaba apoyando su trasero en el mas lindo auto de la cuadra. Vestía una impecable camisa blanca luciendo en su bolsillo tres bolígrafos con capuchones de distinto color, pantalón de lanilla color azul en los que lucían  los palillos que se había colocado para no ensuciarlo con la cadena de la bicicleta , sus zapatos eran de cuero negro muy bien lustrados.

Se realiza el siguiente diaógo:                                                                                                                                                     -Hola Carlitos que sorpresa verte.                                                                                                                                                                                                                                                  -Si aproveché que hoy es domingo y no trabajaba para venir a ver a las gurizas de las que hay algunas que  son divinas.                                                                                                                                                                                                   -Si hay unas jóvenes muy lindas, pero tu Carlitos también tienes buena pinta y puedes lograr conquistar alguna.                                                                                                                           –                                                                                 -Me lo dices en serio                                                                                                                                                                                  -Claro que te lo digo en serio.                                                                                                                                                                -Mira Walter te quiero confesar algo, yo me apoyé en este auto para que crean que soy su dueño.

Y sacudiendo un manojo de unas diez llaves de tamaños relativamente grandes, continuó diciéndome:                                                                                                                                                                                                  -Me entiendes yo aquí estoy de long-play                                                                                                                                        -Si Carlitos tú me quieres decir que estás de play-boys                                                                                                               -Si lo que te digo es que estoy esperando que las chicas se den cuenta que son  un long-play.

Transcurrió la tarde y varias horas de la noche y mi amigo Carlitos permanecía en el mismo lugar, sacudiendo su manojo de llaves. Era evidente que ninguna joven  se dio cuenta que allí estaba él. Y tampoco se fijaron en él las cientos de pasaron a su lado, porque no supieron ver a un joven humilde,  bueno y trabajador.

Es como ya se ha dicho “SE VE LO APARENTE Y LO ESENCIAL ESCAPA A LA VISTA DEL HOMBRE”. Es que los seres humanos no estamos preparados o no nos interesa ver los verdaderos valores.

(Esto aconteció hace unas décadas y hasta los diálogos se ajustan)

oooOOOooo

Anuncios

Una respuesta a “EN PIRIAPOLIS SE VIO LO APARENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s