PAEZ VILARO EN PAN DE AZUCAR

 DON CARLOS PAEZ VILARO EN PAN DE AZUCAR


Hace algo más de diez años fui un día a trabajar, en ese hermoso establecimiento construído en tiempos de Piria,  La Quebrada del Castillo.

En aquella oportunidad se ofrecía un almuerzo al Presidente de Rumania que venía acompañado de su comitiva y un selecto grupo de invitados. Este grupo lo formaban aproximadamente unas cien personas.

Yo integraba parte del personal seleccionado para esa ocasión tan especial. Trabajamos con mucho empeño en armar cuidadosamente un salón a tales efectos. Previo a servir el almuerzo los organizadores invitaron a los comensales a que pasaran  a un amplio patio para que se deleitaran sirviendose picadillos de carnes que salían  de una humeante churrasquera.

Posteriormente los comensales fueron conducidos al comedor para servirles el almuerzo, pero uno de  ellos se quedó junto a mi . Ese señor que se quedó para comer parado fue Don Carlos PAEZ VILARO.

Con su inigualable simpatía recuerdo que entre otras cosas me dijo _” ¿Así que usted es de Pan de Azùcar?…  ¡Qué hermoso que es ese pueblo! . Yo lo conozco mucho porque antes lo visitaba muy seguido…  Allí tenía un gran amigo con el que pasabamos muchas horas charlando.  ¿ Conoces al Clota?, me dijo…  ¡Claro!. ¡Quién no lo va a conocer?. (Alfredo Acosta, alias “EL CLOTA”) .  Tarde de la noche ibamos siempre al boliche de Canesa a comernos unas exquisitas costillas a la plancha acompañadas con papas fritas y huevos. Recuerdo que ese boliche realicé con mucho gusto un mural…

Esta conversaciòn con Paez Vilaró me hizo pensar lo siguiente:

¿ Cuál  fue la razón  que lo llevó a comer parado junto a un empleado pudiendo hacerlo comodamente junto a ese grupo tan especial de personas que acompañaban al presidente rumano?.

Una persona que ha degustado comidas  en restorantes de todo el  mundo recordó con añoranza, con un dejo de melancolía,  sus cenas en un modesto boliche que se encontraba  ubicado calle por medio de un  prostíbulo pueblerino.

Páez VIlaró  ha realizado murales en todos los continentes y pudo haber hablado de ello si hubiese estado almorzando junto con los demás invitados. Sin embargo  prefirió hablar con orgullo del mural realizado en un boliche de Pan de Azúcar.

No oculto que sentí satisfación de haber mantenido una conversación con el Señor Paez Vilaró y saber que se complace en recordar la vinculación que tuvo con mi pueblo.

Evidentemente es un persona  que se siente cómoda con los pies sobre la tierrra y no es como muchos que desesperadamente quieren  estar en lugares altos para aparentar ser más grandes.

WALTER TORRES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s