ZITARROSA ACTUÓ EN PAN DE AZÚCAR

Corría el año 1992 y la Cooperativa de Vivienda COLEOL ya era una realidad y funcionaba con gran dinamismo. Un día del mes de noviembre se aproxima a su  Comisión Directiva el Señor Alfredo Acosta más conocido dentro de los pandeazuquenses como el CLOTA y nos realiza el siguuiente ofrecimiemto:

“Si ustedes desean hacer un beneficio con un excelente folklorista yo les puedo conseguir a Alfredo Zitarrosa. Es muy bueno y tiene muchas grabaciones pero a las radios ahora no se les permite ponerlas al aire y sus espectáculos se  le han limitado a la nada porque todos saben que no es del agrado de las Ferzas Armadas. Por estas razones que les doy y por ser amigo mío yo se los puedo traer para que ustedes hagan un beneficio por el solo costo de los pasajes y unos pocos pesos mas.”

Nos gustó su ofrecimiento y se lo aceptamos. Conseguimos para realizar el mismo el local del cine que esos momentos estaba en total abandono.

Lo limpiamos.  El día fijado para el espectáculo con la complicidad del encargado de UTE se le dio energía eléctrica porque el local la tenía cortada. El agua se le dio de una manera informal con un trabajo rápido de uno de nosotros. La publicidad móvil se realizó en horas de la mañana de la fecha fijada para el espectáculo. Llegaba la hora del comienzo del mismo era muy poco público y  para ser peor todavía nos faltaba el artista…  ¿Vendrá Zitarrosa?. ¿Le habrá pasado algo?. Íbamos y veníamos del hall a la vereda y de la vereda nuevamente hasta el escenario. Nuestros nervios iban en aumento hasta el momento en que vimos venir a un joven apuesto y muy delgado, con una guitarrra. Casi al unísono dijimos “ese flaco debe de ser nuestro artista Zitarrosa”.  Porque, curiosamente,  ninguno de nosotros lo conocíamos.

Comenzó el espectáculo y Alfredo con esa voz gruesa y varonil, tan suya,  cantó…

No te olvides del pago
si te vas pa’ la ciudad
cuanti más lejos te vayas
más te tenés que acordar.
Cierto que hay muchas cosas
que se pueden olvidar
pero algunas son olvidos
y otras son cosas nomás.

Becho toca el violín en la orquesta, cara de chiquilín sin maestra, y la orquesta no sirve, no tiene más que un solo violín que le duele… 

¿Y habrá tocado también la “Chamarrita de los milicos”?

Los boliches del Cerrito
no son para los ricos;
si alguno llega a entrar,
difícil que haya lugar.
Allí cerca hay un cuartel
con cañón y coronel.

Chamarrita cuartelera,
no te olvides que hay gente afuera.

La otra noche en una farra,
un milico con guitarra,
mirándolo al patrón
le cantaba esta canción:
“aunque salga a hacer mandados,
un milico es un soldado”.


El espectáculo fue de nuestro agrado y  del público que en un número  de apenas de treinta y dos personas asistieron a nuestra convocatoria .. ¡Qué época difícil y arriesgada para todos los involucrados!

Lo cierto es que nos quedamos todos contentos porque no tuvimos pérdida económica y si logramos el beneficio de acrecentar nuestra confraternidad.

Es de conocimiento de muy pocos en nuestra ciudad que ese folklorista de tan alto nivel actuó en nuestra ciudad y que su contratación la realizó COLEOL con la complicidad del CLOTA.

QUE HERMOSO RECUERDO Y ME SIENTO ORGULLOSO DE HABER SIDO PARTE DE EL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s