COLEOL ES POSEEDORA DE SUS TITULOS.

El diecinueve de setiembre de mil novecientos setenta y uno,  yo con mis treinta y tres años recién cumplido,  soñé  junto con otras treinta familias en tener mi vivienda propia.  En el Centro Progreso nacía la COOPERATIVA DE VIVIENDA “LEONARDO OLIVERA” (COLEOL)

A travez de los años este sueño se hizo realidad, pero aquello que creíamos sencillo se volvió un camino muy escabroso, por muchos trámites burocráticos que parecían interminables.

Hubo que esperar siete años para lograr que se nos concediera el préstamo para edificar. Todo ese tiempo lo utilizamos reafirmando el grupo humano con el fortalecimiento de nuestra amistad.  Realizamos trabajos en su mayoría en apoyo a Instituciones de Enseñanza, Centro de Salud Pública y Obras de la Junta Local.

Fue un dieciocho de diciembre de mil novecientos setenta y ocho  un día soleado,  de temperatura muy elevada, y allí en el predio en que levantaría el grupo habitacional estaban las familias muy felices, es que tomabamos los picos y las palas para abrir los cimientos de nuestras futuras viviendas. Pasaron tres años  en que mujeres y hombres, todos los sábados y domingos trabajaron sin pensar en el frio del invierno con sus lluvias, ni en el agobiante calor de los veranos. Si allí estaban todos juntos, contentos de agotarse en busca del logro de su casa propia. El permanecer unidos en busca de algo tan importante,  hicieron que aquellas herramientas que cansaban nuestras manos, sirvieran para fortalecer  los  lazos que unían a la GRAN FAMILIA DE COLEOL.

Fue un doce de octubre de mil novecientos ochenta y uno, cuando las treinta familias abrazadas fuimos con lágrimas de emoción tomando las llaves de la vivienda que nos correspondía. Ellas nos fueron entregadas por nuestro invalorable Escribano Orlando Romero, que en forma honoraria estuvo siempre junto a nosotros. Vale agregar que en esa inauguración de nuestra COLEOL,  estaba también todo un pueblo que valoraba el esfuerzo que habíamos ralizado y nos abrazaba con amor.

Ese día nació un nuevo barrio en Pan de Azúcar integrado por personas que estaban  hermanadas como una familia. Cada integrante aportó mes a mes la cuota social de amortización que le correspondía y COLEOL  en el año dos mil tres había finalizado el pago del total de la deuda contraída con el Banco Hipotecario del Uruguay.

Pero esto no fue suficiente para las autoridades,  fue necesario esperar diez años más para que se les reconociese que habían saldado su deuda. Esto ocurrió  el  DÍA VIERNES TRECE DE NOVIEMBRE DEL AÑO DOS MIL TRECE, en que se nos hizo entrega de nuestros MUY MERECIDOS TITULOS. Esta fecha es más que importante para la vida de nuestra Cooperativa de Ayuda Mutua, pionera en el departamento, orgullo de quienes viven en ella.        

Considero que mis palabras contienen el sentir de todos los que están en nuestra Cooperativa y valoro fundamentalmente a todos aquellos que tanto lucharon y no  pudieron disfrutar de tan hermoso logro.

                                    Walter Nelson TORRES                16-12-13