AMOR DE ADOLESCENTE

Un año más en mi vida daba sus primeros pasos y yo me encontraba junto al mar, era una noche en que reinaba la calma y yo veía al cielo poblado por millones de estrellas,   parecían ellas en su titilar que estaban bailando al son de los delicados acordes musicales que les entregaba el agua cuando besaba la arena.

Todo llamaba a disfrutar  plenamente la belleza en ese naciente camino que estaba enfrentando, lo veía lleno de esplendor invitándome a caminar junto a ese azul que  se abraza en la lejanía con el cielo conjugando el infinito que nos da la vida. Mis pasos  muy pausados se dejaban guiar por lo que me estaba brindando mi vida de adolescente y se llenaban de felicidad en el caminar.

En determinado momento desapareció mi andar errático, porque allí frente a mi inesperadamente apareció una joven que me deslumbró. En  el primer momento los dos inmóviles teníamos de comunicadores  a nuestras miradas, ellas eran las encargadas de transmitirse infinidad de palabras  y sentimientos

Todo aquello que puede unir en felicidad a dos jóvenes ocurrió entre nosotros,  mi corazón sintió la necesidad de gritarle sus sentimientos de amor y el de ella en responderle de la misma manera. En ese momento comenzamos a caminar tomados de la mano, nos dejábamos guiar por las danzarinas estrellas que nos enviaban sus mensajes de alegría.

Pensé que aquello iba a permanecer sin cambios en todo ese largo caminar junto al mar. Pero un día inesperadamente ella me dijo:

 – “que persona extraordinaria has sido en mi vida y estarás siempre en mi”, me dio un reloj que tenía en su muñeca y salió corriendo hacia el mar en donde desapareció para siempre en sus aguas.

 Todos los años  en la fecha en que la vi por última vez  realizo con mi memoria ese recorrido junto al mar de la vida, ese día  en mi muñeca está el reloj que me regaló y le marca a mi corazón la hora de ese momento de tanto dolor. Siempre la veo porque tiene en mi ese lugarcito en donde tiernamente está acurrucada para toda la vida.

                                                     ——-

Walter Torres   – 04-01-2016