comida-coleol-008.jpg

Luz de Coleol

Anuncios

ANIVERSARIO INAUGURACION COLEOL 12-10-17

En el año mil novecientos setenta y seis nos escrituraron el terreno y ese día con los pies sobre él , levantamos las manos al cielo agradeciendo a Dios el logro obtenido y luego nos arrodillamos a besarlo, todo esto hace imposible que nuestros sueños no se hicieran realidad.
Memorable fue el día dieciseis de diciembre de 1978 cuando hombres y mujeres tomaron las  herramientas para hacer crecer nuestras viviendas, no fue impedimento el frío, las lluvias o un sol abrazador para detenernos en el trabajo.
Fue así que se llegó al memorable 12-10-81 en que los sueños estaban cumplidos porque nuestras viviendas estaban finalizadas, allí estaban treinta familias abrazadas frente al Escribano Romero que haciendo girar un bolillero hacía salir realidades con forma de llaves que tomabamos para apretarlas contra nuestros corazones.
Han pasado ya treinta y seis años de esos momentos y en esta GRAN FAMILIA DE COLEOL toman vida los recuerdos y se reafirma la alegría de pertenecer a ella.
Walter Nelson Torres

12 de octubre de 2017

Un año mas felices y orgullosos de amanecer en nuestra querida Coleol, en la mañana de hoy recordaremos aquel tan feliz 12 de octubre de 1981 en que treinta familias abrazadas recibieron las llaves que fueron las cunas de sus hogares.
Junto a esta bigornia que nos regaló Piringo que es el símbolo del trabajo y que sostiene orgullosamente los mástiles se realizó el acto de inauguración de nuestras viviendas frente a un pueblo que con su presencia reconocía nuestro esfuerzo.
Hoy al igual que en el año 1981 procederemos a izar las Banderas de la Patria y la de nuestra COLEOL, tengamos en este momento junto a nosotros  a todos los que durante tres años se esforzaron para hacer realidad la construcción de nuestros treinta techos, ORGULLOSOS ESTAMOS DE ELLOS Y TODOS HOY  ESTARÁN EN LAS MANOS DE QUIENES EN ESTE MOMENTO IZARAN LAS BANDERAS.
La Bandera Nacional estará en manos de la compañera Diosma, recordando al socio fundador nuestro querido Piringo gran trabajador , aportador de ideas, unificador del grupo y que dejó un gran vacío al irsenos tan rápidamente.
La Bandera de Artigas estará izada por la compañera Selva, quien fuese ella esposa del socio fundador nuestro muy querido Ruben , gran trabajador y  pilar fundamental en la construcción de nuestras viviendas, que supo mantener la unidad y armonía de todo el grupo, valla también nuestro reconocimiento en  que nos supo contagiar su gran esfuerzo.
La Bandera de los Treinta y Tres está en las manos de nuestra compañera Gaby, en ella recordamos a Cacho que fuese invalorable con la siembra de los grandes valores que deben de primar siempre en nuestra querida Coleol, como lo son la  CONFRACTERNIDAD Y SOLIDARIDAD, todos deseamos que sus semillas sigan germinando para el bien de NUESRA GRAN FAMILIA.
Y la invalorable Bandera de  querida COLEOL está en las manos de nuestro compañero Carlitos, al izarla recordaremos a nuestra querida Elvira, invalorable ser humano, incansable trabajadora y  que con su vitalidad le daba optimismo a todo el grupo de trabajo. Veamos también al ver nuestra bandera elevándose a todas las damas que trabajaron a la par de los hombres para construir estas viviendas de las que estamos orgullosos.
——————
Procedamos al Izamiento de las Banderas TOMADOS DE LAS MANOS , SEA ESTE MOMENTO PARA REFORZAR AUN MAS LOS VALORES DE CONFRATERNIDAD Y SOLARIDAD QUE SON LOS  FUNDAMENTALES DE TODO COOPERATIVISTA.

ANIVERSARIO INAUGURACIÓN VIVIENDAS COLEOL – 12-10-17

    Recordemos brevemente a nuestra COLEOL antes que nos covijara en sus casas.
Pensemos que nació al medio día del 19 de setiembre de 1971 en el Centro Progreso, estabamos allí treinta familias soñadoras de tener su vivienda que resolvimos abrazarnos fuertemente para obtener este invalorable  logro que todos amamos.
Gran fuerza tuvimos como grupo naciente al alquilar un local para reunirnos en el mes de febrero del año siguiente , era un galpón derruido que se había estado utilizando como caballeriza, se  le realizó su limpieza, se amobló con algunas viejas sillas y con la confraternidad de esas treinta familias abrazadas se transformó en una  sede que lucía en una de sus paredes la hermosa frase que nos simboliza COLEOL UNA GRAN FAMILIA
Recordamos los muchos trabajos que realizamos para obtener fondos, como lo fueron los  de montear, el hacer bloques, carpir remolacha y pinturas. En  su grupo ya se había arraigado firmemente los valores de solidaridad que deberán de perdurar eternamente en nuestra institución por ser fundamental en el cooperativismo y ello nos llevó a colaborar con numerosas instituciones públicas fundamentalmente de enseñanza.
Imposible sería olvidarse del maravilloso día del año mil novecientos setenta y seis en que se escrituró el terreno, llegada la noche nos reunimos  abrazandonos en nuestro querido galpón festejando el logro y se nos ocurrió a todos poner los pies sobre el terreno como símbolo de poseerlo y estando allí  nuestro querido NEGRO HILDO levantó las manos al cielo agradeciendo a Dios y luego se arrodilló para besar la tierra en que se edificaría nuestras casas, todos lo imitamos arrodillandonos junto a él, me conmueve este recuerdo y afirmo que con seres humanos con ese sentir los logros estaban  asegurados y el cariño por nuestras viviendas también.
Maravillosa toda la historia de nuestra Coleol pero muy extenza para contarla en su totalidad, pero imposible pasar por alto el día del mes de diciembre de mil novecientos setenta y ocho cuando locos de contentos disfrutamos tomando los picos en nuestras manos para comenzar las obras.
Tres años transcurrieron en que no fueron impedimento ni las lluvias, ni el frio o el calor para no asistir a llevar adelante la obra. Los trabajos nos unieron en hermandad y cada día se afianzaba  más la frase emblema COLEOL UNA GRAN FAMILIA. Fundamentalmente los días domingos el pueblo venía a vernos trabajar y a felicitarnos por el avance de las obras.
Día de locura fue cuando terminamos la etapa de construción y recorrimos con ropa de trabajo nuestro pueblo para a los gritos comunicarselo, la carabana la encabezaba Osvaldo, le seguía Cacho en su cachila, luego motos y bicicletas.
Demos por finalizadas estas palabras recordando el momento de esa soleada mañana del doce de octubre de mil novecientos ochenta y uno, cuando todas las familias abrazadas recibíamos las llaves de una vivienda de manos del Escribano Romero, Osvaldo Ruiz y Ruben Serrón.
Corrieron lágrimas de emoción cuando entramos a la vivienda que nos tocó en suerte para covijarnos, las construimos con amor y ese amor por ellas perdura siempre.
SI EN ESTE MOMENTO TITULASE NUESTRA COOPERATIVA DIRÍA   COLEOL UNA GRAN FAMILIA  PORQUE  ESTO N O ES UNA SIMPLE FRASE, CONTIENE LOS VALORES DEL COOPERATIVISMO.

AMOR DE ADOLESCENTE

Un año más en mi vida daba sus primeros pasos y yo me encontraba junto al mar, era una noche en que reinaba la calma y yo veía al cielo poblado por millones de estrellas,   parecían ellas en su titilar que estaban bailando al son de los delicados acordes musicales que les entregaba el agua cuando besaba la arena.

Todo llamaba a disfrutar  plenamente la belleza en ese naciente camino que estaba enfrentando, lo veía lleno de esplendor invitándome a caminar junto a ese azul que  se abraza en la lejanía con el cielo conjugando el infinito que nos da la vida. Mis pasos  muy pausados se dejaban guiar por lo que me estaba brindando mi vida de adolescente y se llenaban de felicidad en el caminar.

En determinado momento desapareció mi andar errático, porque allí frente a mi inesperadamente apareció una joven que me deslumbró. En  el primer momento los dos inmóviles teníamos de comunicadores  a nuestras miradas, ellas eran las encargadas de transmitirse infinidad de palabras  y sentimientos

Todo aquello que puede unir en felicidad a dos jóvenes ocurrió entre nosotros,  mi corazón sintió la necesidad de gritarle sus sentimientos de amor y el de ella en responderle de la misma manera. En ese momento comenzamos a caminar tomados de la mano, nos dejábamos guiar por las danzarinas estrellas que nos enviaban sus mensajes de alegría.

Pensé que aquello iba a permanecer sin cambios en todo ese largo caminar junto al mar. Pero un día inesperadamente ella me dijo:

 – “que persona extraordinaria has sido en mi vida y estarás siempre en mi”, me dio un reloj que tenía en su muñeca y salió corriendo hacia el mar en donde desapareció para siempre en sus aguas.

 Todos los años  en la fecha en que la vi por última vez  realizo con mi memoria ese recorrido junto al mar de la vida, ese día  en mi muñeca está el reloj que me regaló y le marca a mi corazón la hora de ese momento de tanto dolor. Siempre la veo porque tiene en mi ese lugarcito en donde tiernamente está acurrucada para toda la vida.

                                                     ——-

Walter Torres   – 04-01-2016

12 de diciembre 2014

 

ANIVERSARIO DE LA COOPERATIVA DE VIVIENDA LEONARDO OLIVERA

12 DE OCTUBRE DE 2014

 

Hoy 12 de octubre de 2014 es como todos los años un día muy especial para nuestra Familia de COLEOL, por  corresponderle   un aniversario más de la inauguración de sus viviendas.

Nos reunimos en un gran abrazo de confraternidad recordando ese memorable 12 de octubre de l981,  en que se nos entregó las  llaves de nuestras casas que  nosotros habíamos hecho crecer con nuestras manos y que se encargaron  de abrigarnos en el futuro.

En ese lejano día eramos treinta familias que estabamos abrazados esperando que el Señor Escribano Romero nos entregase la vivienda que nos correspondía a cada uno, recuerdo que frente a él había un pequeño bolillero que contenía los treinta sueños hechos realidad, logro obtenido por el trabajo de hombres y mujeres  realizado los tres años anteriores. Sueños que con forma de llave fueron llegando a todos nosotros y que lograban que nuestros corazones se desbordaran de felicidad.  Infinito valor tenían para nosotros la entrega que nos realizaba el Señor Escribano y nuestros ojos se llenaban de lágrimas de emoción.

Hoy me levanté recordado ese inolvidable día y estuve junto a toda esa  GRAN FAMILIA DE COLEOL. Han pasado treinta y tres años, y será por siempre  un pasado con vida por estar ellos atrapados por mi corazón.

Muchas gracias por aceptar estos recuerdos de mi tan querida COLEOL.

 

Walter Nelson TORRES               12-10-14

COLEOL ES POSEEDORA DE SUS TITULOS.

El diecinueve de setiembre de mil novecientos setenta y uno,  yo con mis treinta y tres años recién cumplido,  soñé  junto con otras treinta familias en tener mi vivienda propia.  En el Centro Progreso nacía la COOPERATIVA DE VIVIENDA “LEONARDO OLIVERA” (COLEOL)

A travez de los años este sueño se hizo realidad, pero aquello que creíamos sencillo se volvió un camino muy escabroso, por muchos trámites burocráticos que parecían interminables.

Hubo que esperar siete años para lograr que se nos concediera el préstamo para edificar. Todo ese tiempo lo utilizamos reafirmando el grupo humano con el fortalecimiento de nuestra amistad.  Realizamos trabajos en su mayoría en apoyo a Instituciones de Enseñanza, Centro de Salud Pública y Obras de la Junta Local.

Fue un dieciocho de diciembre de mil novecientos setenta y ocho  un día soleado,  de temperatura muy elevada, y allí en el predio en que levantaría el grupo habitacional estaban las familias muy felices, es que tomabamos los picos y las palas para abrir los cimientos de nuestras futuras viviendas. Pasaron tres años  en que mujeres y hombres, todos los sábados y domingos trabajaron sin pensar en el frio del invierno con sus lluvias, ni en el agobiante calor de los veranos. Si allí estaban todos juntos, contentos de agotarse en busca del logro de su casa propia. El permanecer unidos en busca de algo tan importante,  hicieron que aquellas herramientas que cansaban nuestras manos, sirvieran para fortalecer  los  lazos que unían a la GRAN FAMILIA DE COLEOL.

Fue un doce de octubre de mil novecientos ochenta y uno, cuando las treinta familias abrazadas fuimos con lágrimas de emoción tomando las llaves de la vivienda que nos correspondía. Ellas nos fueron entregadas por nuestro invalorable Escribano Orlando Romero, que en forma honoraria estuvo siempre junto a nosotros. Vale agregar que en esa inauguración de nuestra COLEOL,  estaba también todo un pueblo que valoraba el esfuerzo que habíamos ralizado y nos abrazaba con amor.

Ese día nació un nuevo barrio en Pan de Azúcar integrado por personas que estaban  hermanadas como una familia. Cada integrante aportó mes a mes la cuota social de amortización que le correspondía y COLEOL  en el año dos mil tres había finalizado el pago del total de la deuda contraída con el Banco Hipotecario del Uruguay.

Pero esto no fue suficiente para las autoridades,  fue necesario esperar diez años más para que se les reconociese que habían saldado su deuda. Esto ocurrió  el  DÍA VIERNES TRECE DE NOVIEMBRE DEL AÑO DOS MIL TRECE, en que se nos hizo entrega de nuestros MUY MERECIDOS TITULOS. Esta fecha es más que importante para la vida de nuestra Cooperativa de Ayuda Mutua, pionera en el departamento, orgullo de quienes viven en ella.        

Considero que mis palabras contienen el sentir de todos los que están en nuestra Cooperativa y valoro fundamentalmente a todos aquellos que tanto lucharon y no  pudieron disfrutar de tan hermoso logro.

                                    Walter Nelson TORRES                16-12-13