COLEOL – COOPERATIVA DE VIVIENDAS


                                                                    ————————————————-

  C O L E O L   –      COOPERATIVA DE VIVIENDAS DE PAN DE AZUCAR

NACIMIENTO Y CONSTRUCCION

Fundada por treinta familias de Pan de Azúcar el 19 de setiembre de 1971. Ubicada entre las calles Felix de Lizarsa, Sarandí, Rivera e Indio Miguel.

Primer grupo de viviendas que en el Departamento de Maldonado se realizó por el sistema de Ayuda Mutua .

El noventa y seis por ciento de la mano de obra de su construcción (incluyendo carpintería, sanitaria, electricidad,…..)  fue realizado por las familias que la integraban . En la lucha por tener su vivienda  trabajaban realizando los mayores esfuerzos, no teniendo en cuenta las inclemencias del tiempo.

Comenzó la construcción del grupo habitacional el diez de diciembre de 1978 y lo finalizó el 12 de octubre de 1981.

Las familias que la habitan han realizado permanentemente un cuidado esmerado de las construcciones y los espacios libres.

COLABORACIONES REALIZADAS A LA CIUDAD POR SUS SOCIOS (entre otras)

-Trabajos de reparaciones  de viviendas de la ciudad pertenecientes  a  familias con problemas económicos.

Trabajos de albañilería y pintura de la totalidad de la Escuela Nro. 6 de Pan de Azúcar

-Reparaciones  sanitarias en el Liceo de P. de Azúcar.

-Reiteradas colaboraciones en beneficios realizados por el Hospital de Pan de Azúcar.

-Se colaboró con la INTENDENCIA DE MALDONADO con mano de obra en Recontrucción de Estadio de Futbol.

-Se colaboró con la INTENDENCIA DE MALDONADO realizando  trabajos de limpieza y pinturas en el Cementerio local, en vísperas del Día de los Difuntos.

UBICACION DE LAS VIVIENDAS EN EL PREDIO

-Las familias integrantes de COLEOL le impusieron  a la Comisión Técnica que los asesoraba, que  se realizasen las construcciones de tal forma que pudiesen abrir a posteriori la calle INDIO MIGUEL.

El hecho de dejar parte de su terreno para que la Intendencia lo utilice como calle, hizo que se despojase  de un gran espacio que podría haber utilizado como espacio libre para uso de sus socios.

-Finalizadas las viviendas contrató una empresa para que realizara  trabajos  de nivelación y embalastrado de la Calle Indio Miguel

COLEOL permanentemente trabajó en el cuidado del césped  y realizó la forestación de dicha calle, lo que la hace por lejos que sea la más linda de la ciudad, hecho del que se enorgullecen sus integrantes y los habitantes de la ciudad.

CARGA IMPOSITIVA DE LA INTENDENCIA MUNICIPAL

La Calle INDIO MIGUEL en su recorrido entre las calles Rivera y Felix de Lizarza pertenece a la Cooperativa COLEOL de acuerdo a la documentación que figura en CATASTRO.

Dicho tramo está abierto al público desde el año mil novecientos ochenta y uno(treinta y un año)

COLEOL no recibió nunca de parte de la INTENDENCIA retribución económica por el usufructo de  dicha calle.

La INTENDENCIA MUNICIPAL le ha cobrado siempre a la Cooperativa COLEOL las planillas por el total del terreno, calle Indio Miguel inclusive (Le cobra por un terreno que ella está utilizando sin corresponderle).

CONSIDERAN LAS FAMILIAS INTEGRANTES DE  LA COOPERATIVA COLEOL

–      QUE NO ES DE JUSTICIA LOS COBROS IMPOSITIVOS DE LA INTENDENCIA MUNICIPAL POR LAS SIGUIENTES RAZONES:  

–  Más de la tercera parte de los Socios Titulares  de COLEOL sus ingresos los reciben del B.P.S.  por ser ellos Jubilados o ser  señoras Pencionistas por viudez. Algo que debería tener  muy en cuenta al fijar el valor de la Planilla del terreno que ocupan sus viviendas.

-Por sus antecedentes de ser colabordores con la población al realizar ayuda a numerosas personas modestas, centros educativos, Hospital e Intendencia Municipal. Estos valores que ha tenido Coleol en forma espontane y desinteresada, daría lugar a la reciprocidad que debería de tener la Intendencia para con ella al realizarle la carga impositiva.

-Que ha actuado durante muchos años en forma equivocada al realizar el cálculo del costo de las Planillas sobre el total del terreno, sin tener en cuenta que le está cobrando por un espacio que utiliza ella .                    

LO QUE ANTECEDE DIO LUGAR A QUE LA COMISION DIRECTIVA DE “COLEOL”  SE PRESENTASE POR ESCRITO A LA INTENDENCIA MUNICIAPAL CON FECHA    23-03-12  , LO QUE GENERO EL EXPEDIENTE   2012-88-01-05238.

Asunto: PLANTEAN QUE PARTE DE CALLE INDIO MIGUEL SEA PROPIEDAD MUNICIPAL A CAMBIO DE CONTRIBUCIONES APORTES POR TASAS DE EDIFICACION  .

Recorrido Electrónico:

Nro           Entrada                                              Salida                                        Unidad

1             23/03/2012                          20/04/2012                           PAN DE AZUCAR-MUNICIPIO

2            20/04/2012                          14/09/2012                            AGRIMENSURA Y CATASTRO 

3             14/09/2012                           25/09/2012                          TRIBUTOS     

4             25/09/2012                          25/09/2012                           CONTROL EDILICIO     

5              25/09/2012                         25/09/2012                            AGRIMENSURA Y CATASTRO    

6              25/09/2012                         27/09/2012                            HACIENDA-DIRECCION GENERAL      

7               27/09/2012                         22/10/2012                             AGRIMENSURA Y CATASTRO  

8               22/10/2012                           12/12/2012                             CONTROL EDILICIO    

9               12/12/2012                             13/12/2012                            AGRIMENSURA Y CATASTRO  

10             13/12/2012                                                                                  CONTROL EDILICIO

COLEOL ASPIRA A QUE LA INTENDENCIA MUNICIPAL FINALICE A LA BREVEDAD  EL TRÁMITE QUE GENERÓ LA NOTA PRESENTADA POR COLEOL Y QUE LA RESOLUCIÓN SEA DE JUSTICIA PARA CON LA PETICIÓN  DE COLEOL , YA QUE ES MERITORIO DE ELLO.

UNA HISTORIA DE MI VIDA

Han transcurrido varias décadas de la historia que les voy a contar y me llegó tan profundo que la recuerdo hasta en los más mínimos  detalles. 

Trabajando  yo en un restaurante con un grupo de nueve compañeros, una noche uno de ellos dijo sentirse mal de salud  y solicitó autorización para retirarse. Se trataba de una persona muy cumplidora con las tareas que debía de cumplir y por ello no tuvo ninguna objeción por parte del patrón de que abandonase el trabajo.  Nosotros nos despedimos de él deseándole que tuviese una mejoría rápida.

Había transcurrido una media hora de lo que les he contado,  cuando llegó  un parroquiano muy conocido de la casa y nos dice:

-Vengo del prostíbulo y allá dejé a Pedro el compañero de trabajo de ustedes.

Yo le respondo:

-No debía de ser él  lo habrás confundido ,  hace muy poco rato se retiró para ir a su casa porque se sentía muy mal de salud.

-Estoy seguro que era él y más te digo que conforme llegó pidió un Whisky.

No le hice ningún comentario y me quedé con  duda de la certeza de lo que se nos había dicho. Yo que lo conocía muy bien a Pedro sabía que no frecuentaba bares y mucho menos prostíbulos, además nunca lo había visto tomar ninguna bebida que contuviese alcohol. Todo ello parecía algo que no se ajustaba a la realidad, pero ante lo que manifestó  con tanta seguridad ese señor tan conocido en el comercio,  yo llegué a cambiar de opinión y  pensar que nuestro compañero  ese día tendría  ganas de ir al prostíbulo a tomarse unos Whiskys y se inventó una enfermedad para retirarse del trabajo mas temprano.

Al  día siguiente con esa idea que me había formado no pude menos que preguntarle a Pedro en cuanto llegó: 

-Como estás de salud.

El me responde:

Estoy muy bien.

A continuación yo le dije  que tenía la seguridad  que el día anterior no estaba enfermo y que se había retirado para hacerse una garufa por lugares no del todo santos. Atento a mi comentario me da esta larga respuesta que me entristeció y me llegó a lo mas profundo:

-Walter ayer era el día del cumpleaños de mi hermano menor, el que  fue detenido hace tres años por los militares y que lo tienen  en prisión en Treinta y Tres. Yo sufro mucho por ello y también por ver a nuestra madre que se pasa todos los días llorando por ello. Ayer por esa razón fue un día muy especial para mi  y para mamá, ella sufrió mucho y por ello se descompensó de tal forma que hubo que llevar un médico a nuestra casa para que la atendiera.  Para mi es evidente que su salud se va quebrantando día a día a causa de toda esa pena que siente en forma constante.  Ella al igual que yo,  no podemos entender  la razón por la  que los militares lo tienen detenido desde hace tanto tiempo, por el solo hecho de haberlo encontrado en una reunión  con otros muchachos  y manifestar siempre que estaba en desacuerdo con el gobierno. ¿ Tú puedes llegar a creer que yo ayer podía trabajar con tanta carga de dolor que tenía encima?   No encontraba ninguna forma para liberarme de ella  y reconozco que opté de  manera equivocada al ir a tomar alcohol a un prostibulo, pensé que al hacer  esto tan diferente  de lo que yo acostumbro me podría librar  de todo lo que me  estaba pasando.

A medida que hablaba su cara mostraba  cada vez mas sufrimiento,  sus ojos se llenaron de lágrimas y algunas de ellas  se decidieron  rodar por sus mejillas. Yo me sentí muy dolido al escuchar  todo lo que me dijo, por lo que me aproximé a él y estrechándolo en un abrazo muy fuerte le dije:

-Lamento todo lo que  está pasando en tu familia y deseo de corazón  que a todos les llegue  pronto  una solución feliz. Te pido disculpas por realizar juicios inapropiados sin tener ningún derecho para ello.

Su respuesta no se hizo esperar:

-No te preocupes tú no tienes culpa de nada,  hablemos de otra cosa y pongámonos a trabajar.

Doy por finalizada la historia que decidí contarles y con excepción del nombre de mi compañero es veraz en su totalidad.

Por razones de haber trabajado en lugares distintos  y al no tener  la dirección exacta de su domicilio,  perdí contacto con ese compañero que estampó muy fertemente en mi  una parte de su vida. Desconozco por ello la suerte que corrió su hermano en la prisión y cuando tiempo más transcurrió para ser  liberado, tampoco se  si  su mamá pudo soportar con vida su dolor y haber llegado a tener la felicidad de poder abrazar nuevamente al hijo que injustamente le habían arrebatado

Esta breve historia de mi vida la considero  muy dolorosa, todos pueden tener de ella  una óptica muy distinta de ver los hechos y por lo tanto sacarán de ellos reflexiones muy diferentes. Pero no creo tener dudas  al decir que no se debe de prejuzgar lo que han realizado otras personas.

Walter Nelson  Torres              06-12-12

LA HISTORIA DE UN BESO

 

Todo el verano por razones de trabajo las noches se me hacían días y el caminar en horas de la madrugada por la rambla del balneario  era algo rutinario. Me movía cruzándome con infinidad de personas que parecían que habían dejado en algún otro lugar sus problemas y allí sólo portaban alegrías que manifestaban en sus amplias sonrisas y sus animadas conversaciones.

Generalmente me detenía en un boliche que daba descanso al trajinar de  esos jóvenes,  los que ocupaban sus mesas para continuar sus charlas inagotables. Era un día del comienzo del mes de febrero cuando en mi caminar de rutina vi allí a  tres lindas y simpáticas jóvenes, que me obsequiaron sus sonrisas como pago de la que yo les había ofrecido. Ellas  formaban parte del  mundo de las noches de verano,  que contenían ese encanto especial de las personas que dejaron en sus lugares de orígenes los problemas . A mi solicitud de hacerles compañía me dieron la aprobación con otra sonrisa que las tres en forma expontánea me brindaron.   A los pocos minutos luego de la presentación que nos hicimos dándonos nuestros nombres y apodos, nuestra conversación se hizo fluída. Dos de ellas me contaron que eran de Buenos Aires, que habían venido con el propósito de acompañar a quien se llamaba  Ana que estaba viviendo sus últimos días de soltera y riendo aparatosamente me dijeron la fecha en  que esta se casaba. Era una morocha muy atractiva  la joven que se iba a unir en matrimonio y me dijo que sus amigas se sentían celosas por la linda vida que le esperaba en pocos días al cambiar su estado civil. Toda la charla  que mantuvimos esa noche fue sobre temas totalmente superficiales, casi todos ellos haciendo referencia fundamental  a la vida del balneario que estaban visitando por primera vez y que lo abandonarían en el término de dos días. Me despedí de ellas  con mis palabras de deseo de que tuviesen mucha suerte y que había estado encantado de haberlas conocido.

Llegado el día siguiente  haciendo el mismo recorrido por la rambla me detuve en el mismo boliche. Me sosprendió ver sentada sola frente a la misma mesa a una de las jóvenes que había conocido el día anterior. Si allí estaba Ana la hermosa jovencita que por razones desconocidas no estaba acompañada por  sus amigas, le di un buenas noches y me senté junto a ella como un viejo conocido.  Se dibujó timidamente una sonriza en ella y permanecimos sin intercambiar palabras, sólo hablaban nuestros ojos que misteriosamente recibían órdenes que los llevaban a ello.

Una de mis manos sin que yo le diese ninguna órden,  lentamente se aproximó a una de ella hasta que tomaron contacto y allí  permaneció sin realizar ningún movimiento. Lo asombroso fue cuando nuestras mejillas también fueron capturadas por esa fuerza desconocida y comenzaron a aproximarse hasta que muy delicadamente también estaban unidas.  Estabamos a lo que dispusieran los duendes de nuestros corazones y ellos dieron la orden  que los rostros se enfrentasen, fue por esa razón que   nuestros labios muy suavemente llegaron también a unirse.

Fue en ese momento que nuestros ojos prefirieron quedarse indiferentes a la situación creada y se cerraron , quedaron  las comunicaciones limitadas a  los movimientos casi imperceptibles de  nuestros labios que no expresaban palabras,  ellos se comunicaban   sentimientos que habían  aflorado en nosotros de lugares desconocidos.   Pero sin que nos diésemos cuenta ellos  fueron adquiriendo una forma sensual y  no pudieron evitar que timidamente  un dulce e inesperado beso nos mostrara el amor que en ese momento nos invadía y hacía latir fuertemente nuestros corazones .   

Todo tuvo un cambio repentino, Ana retiró su rostro del mío y presurosamente de sus labios salieron estas palabras:

  -No, no puede ser.

Se notaba la intranquilidad y agitación que teníamos los dos, pero pese a ello permanecimos en silencio un buen rato sin que nuestras miradas se encontrasen. En determinado momento ella levantándose de la silla me dice:

-Walter me quiero ir, háceme el favor y acompáñame al hotel.

La respuesta que le di fue la única que se me ocurrió en el momento:

  -Claro Ana vamos. 

 Caminamos lentamente las tres cuadras que nos separaban del hotel, tomados de la mano y  sin intercambiar ninguna palabra. Cuando nos detuvimos cerca de su puerta de entrada nuestras miradas se encontraron,  permaneciendo ellas nuevamente en actitudes  desafiantes. En esta oportunidad parecían que los ojos no estaban susurrando palabras, sino  que estaban gritándose sentimientos de amor. La valentía de Ana y su sentido de responsabilidad sobre algo imprevisto que nuevamente volvía a surgir,  hizo que ella repitiese las mismas palabras que expresó cuando estabamos en el boliche: 

-No,  no puede ser.

Yo  estaba paralizado por todo lo que estaba pasando y mis sentimientos se agolpaban desordenadamente. Solo lo que se me ocurrió decirle en el momento fue: 

-Ana no llegas a comprender que haz entrado en lo más  profundo de mi corazón. 

Ella con palabras muy firmes  me dice:   

  -A mi me ha ocurrido lo mismo y te tendré prisionero en un rincón del mío durante toda la vida, ahora quiero marcharme con el recuerdo de estos momentos que serán  inolvidables. 

Se me apoximó con lágrimas en sus ojos, puso   sus manos sobre mis hombros y dándome un beso en la mejilla se alejó a la carrera agitando una mano en son de despedida.   Parecía que tenía temor que su actitud cambiase y se uniese a mi en un fuerte abrazo que juntasen nuestros cuerpos.   

Yo quedé totalmente inmóvil,  les di la orden a mis manos que la retuviesen y no respondieron, quise gritarle que se quedase junto a mi  y no partió ninguna palabra de mis labios. Permanecí durante mucho rato en el mismo lugar paralizado por una fuerza extraña y posteriormente caminé lentamente hacia el otro lado de la rambla. 

El mar con su música apenas audible  fue mi compañía  durante las horas que demoró el sol en aparecer y fue él que me devolvió  la realidad de vida que debía de enfrentar.

  Todo esto que les he contado me ocurrió hace  mas de  cuarenta años y con cierta frecuencia vuelve a mi con toda su vivencia  como si hubiese ocurrido ayer, es como si Ana permaneciese ligada a mi y desde lejos me llamase para que  recuerde ese lejano beso que nos dimos en nuestra juventud.

                                                                                        oooooooooo

EL BARRIO BELVEDERE CONOCIDO EN EL MUNDO

Que mayor placer  encontrarme aquí  en el barrio que nací,  el tiene una vida llena de calor humano que  respiramos todos  permanentemente. Siento siempre el orgullo de formar parte de  él, en donde  lo mas importate es la solaridad que nos da la amistad que nos une,  ello parece haber surgido por el solo hecho de haber nacido allí, en que nuestra meta es la lucha por vencer en conjunto todas las adversidades que se nos presenten.

 Se que se encuentra  algo alejado del resto de la ciudad y que cuando llueve en sus calles por carecer de pavimento se pisa barro y todos  los niños quedan como presos en sus ranchos  jugando con  bolitas y  trompos.

Solo tiene ocho  casas construídas con ladrillos, todas las demás  edificaciones son ranchos de fajina que luchan por mantenerse en pié, muchos de ellos con mucha dificultad utilizando  puntales que les permiten sobrevivir con muchas dificultades.  No obstante sus precariedades  ellos  están orgullosos de estar rodeados de mucha vegetación y  algunas  flores que muestran que las manos femeninas los aprecian.

Cuando llega la noche allí reina  el silencio, que sólo está interrupido por la charla de los muy pocos que regresan a sus casas  y   por el ladrido de perros que parecen estar  comunicándose  a travez de un código desconocido por los humanos. Las calles no tienen ningún pico de luz y las personas toman  como referencia para caminar la que timidamente sale por los interticios de los ranchos,   parecen estar  fumando al ver que de todas sus chimeneas sale humo proveniente de la leña que arde en todas ellas por ser el único combustible utilizado en sus cocinas.

Llegado el amanecer  todo toma vida desde muy temprano, salen muchos   mayores a cumplir con sus obligaciones de trabajo y los niños partiéndo camino a la escuela. Allí en el barrio me quedo  yo entre los ancianos y la mujeres, porque soy de los que terminó la escuela y no tengo la edad  para realizar trabajos de adultos. En mi ocio me sumo a las charlas y los proyectos del barrio. Inesperadamente  en este momento surge  algo que todos consideramos  muy importante y da una vida nueva que nos moviliza a todos.

Es que uno de los vecinos apodado  el Chocho,  de aproximadamente cincuenta años de edad, con una  larga cabellera que peina canas,   trabajador de múltiples oficios inclusive el de músico en bailes de barrio, decidió realizar un  viaje alrededor del mundo. De acuerdo a su programación  lo acompañará    su señora y uno de sus hermanos.  Su idea tomó fuerza y logró el apoyo de todo el barrio por su gran magnitud y todas  las conversaciones se centraban en este gran proyecto que ellos pensaban  realizar,  viajando en su carro tirado por un caballo tordillo de aspecto fuerte y otro zaino que parecía algo viejo.

Pasaban los días y  yo permanecía muy próximo a los excursionistas interesándome en todos los detalles de la programación. Lo cierto era que todo el barrio estaba interesado en ese viaje que nos enorgullecía  y nos sentíamos seguros  que esto se iba a dar a conocer a travez de los diarios e  informativos radiales.               

Al anochecer comenzamos todos a reunirnos en la casa de Chocho con el propósito de colaborar con los excursionistas. Lo primero que se les ocurrió a los vecinos era que había que llevarles comida a los caballos para que engordaran y se sintieran fuertes para una marcha tan larga. Esa idea hizo que yo al otro día desde muy temprano estuviese cortando bolsas de pasto para mejorarles su alimentación.  Otras de las cosas importantes era conseguir un cuero de animal vacuno y varios de ovinos, para con ellos hacer una extructura en el carro de tal forma que sirviese para proteger a los viajeros en caso de lluvia y además  de  dormitorio durante la noche.

Yo considerándome persona importante dentro del grupo organizador, en un cuaderno viejo que me había sobrado de cuando iba a la escuela,  tomaba nota de todo lo que era  necesario que  llevaran ellos en el viaje. El  Chocho tenía todo muy claro y veía como  algo fundamental en el viaje llevar  la escopeta con cartuchos y la caña de pescar, estos elementos  le asegurarían la alimentación durante el viaje. Otras de las cosas muy importante e infaltables eran: grasa, harina y yerba.

Por donde iban a comenzar el viaje él decía que  lo tenía muy claro, porque  había hablado con muchos carreros  que le habían explicado que caminos tenía que seguir, después en la marcha se iría encontrando con otras personas que lo orientasen.

Había transcurrido un mes desde que comenzó la planificación y ya  tenían todo  organizado hasta el más mínimo detalle y el invierno había dejado paso a la primavera. Todo estaba solucionado y llegó el momento en que  el Chocho  fijó la partida para el primer domingo  de octubre en horas de  la mañana. Llegó ese tan esperado día y frente a su casa  estaba todo el barrio para desearles buena suerte, desde los niños más pequeños hasta las personas  más ancianos. Muchos le traían algo de comida para que llevasen para el viaje y mi recuerdo muy especial por haberme  llamado mucho la atención,  fue cuando vi  a  una persona anciana que le entregó a los viajeros una foto de uno de sus nietos  y le solicitó que la dejase en una iglesia de otro país para que le quitasen un mal que lo aquejaba.

Fue en ese momento que Chocho parado junto al carro nos habló con voz fuerte acorde con el momento, a todos los que estabamos allí reunidos para despedirlos:

  -Desde aquí parto para una ciudad que se llama Minas y desde allí Dios me indicará el camino a seguir, tengan presente que este viaje  durará muchos años. Nunca me voy a olvidar de ustedes y en los distintos países por los que pase nombraré este barrio diciendo que es el mejor del mundo.

Estas palabras que fueron expresadas con fuerza y voz de discurso de despedida, recibieron el aplauso de todos nosotros y arrancaron  muchas lágrimas al ver la gran valentía que tenía esa familia de partir por el mundo representando a su pueblo y en especial a nuestro barrio. 

Se subieron los tres al carro e iniciaron la marcha agitando sus manos a todo  el barrio que estaba  allí reunido y espontáneamente los vivaban fuertemente,  deseándoles buena suerte y solicitándoles que no se olvidaran de ellos.  

Pasaban los días y la conversación de todos los vecinos era de como les iría en el viaje al Chocho, en general todos eran optimistas considerando que debían de estar a mucha distancia, unos opinaban que ya debían de estar en otro país quizás hablando otro idioma, otros no tan optimistas decían que el Uruguay es muy grande y para salir de él les iba a llevar como un mes.  

Ya habían transcurrido dos meses  que habían partido del barrio esas personas que con horgullo y enteresa se alejaron para recorrer tierras lejanas cuando en un atardecer se vió a todo el barrio  corriendo por las calles gritando:     

-Volvió Chocho con la familia, están en su casa.  

Yo fui uno de los que corrí para  que nos contase las cosas importantes de su transcedental viaje.  El cariño que todos sentíamos por ellos se manifestaron en gritos, abrazos y besos. Ellos allí descargado toda la carga de su carro y  como personas importantes que en ese momento lo eran,  hablaban del viaje que habían realizado entre los cerros. Mencionaban sus importantes cacerías de  animales desconocidos y que les permitieron alimentarse sin problemas, de las grandes carretas que tiradas por cinco yuntas de bueyes cargadas de leña  se dirigían a una ciudad muy importante que se llamaba Minas. Sumado a todo lo que ellos expontáneamente nos contaban y dando respuesta a nuestras preguntas, las horas corrieron y permanecimos con ellos  hasta llegada a la madrugada. 

Ellos permanentemente decían que los culpable  de su regreso fueron los policías de esa ciudad a la que habían llegado, los que no podían entender las razones del viaje y le impusieron la vuelta a Pan de Azúcar.  Les afirmaban que  no podían continuar  por ese camino que habían tomado porque por él no iban a llegar ni a Brasil,  ni a Argentina. El Chocho insistía que igual viajaban a cualquier otro país, pero la policía los obligó a regresar y  que sino hubiese sido por ellos el viaje no se hubiese interrumpido.

Todos al otro día contábamos del regreso del Chocho y que estábamos convencidos que ellos estaban dispuestos a realizar un nuevo emprendimiento por rutas desconocidas.  

Mi conclusión es que todas las personas pueden emprender empresas conformadas unicamente  por sueños irrealizables y  no por ello se tienen que transformar en negativas  porque el soñar es algo fundamental en la vida humana.

Walter Nelson TORRES ENRIQUE

Pan de Azúcar, 21 de setiembre de 2012

COLEOL COOPERATIVA DE PAN DE AZUCAR- PRESTAMO

Habían transcurrrido cuarenta y un años de la fundación de COLEOL y  no habían podido  lograr que se les reconociese que habían saldado la deuda contraída con el Banco Hipotecario del Uruguay. Las viviendas que estas treinta famillias de Pan de Azúcar logaron construir con gran esfuerzo las inauguraron un 12 de octubre del año  1981. Desde esa fecha ellas fueron saldando sus deudas mes a mes hasta abonarla en su totalidad, pero posteriormente no lograban vencer las travas que el BHU les imponía para reconocerles que tenían abonado en su totalidad el préstamo que se les había otorgado.

La actual Comisión Directiva gracias a su gran esfuerzo logró vencer todos los obstáculos que  les imponía el BHU  y el día 05-06-12 lograron firmar la cancelación  de la deuda . Gran felicidad  trajo esa noticia a todas esas familias trabajadoras que tuvieron un  largo peregrinar para obtener  ese justo logro.

Felicitaciones a la Comisión Directiva por los trámites realizados y a todos los integrantes de Coleol  que están a muy pocos días  que se les entregue su título de propiedad.  Llegará esa ansiada fecha  y todos sus integrantes sentirán el placer de poner sus pies en una vivienda que se  ha documentado como de su propiedad, anhelo tan esperado por todas esas personas humildes que se han  esforzado en forma denodada durante muchos años.

Hay integrantes  de Coleol  que esperaron cuarenta y un años para que llegue este tan añorado día. Lamentable es que a lo largo de tantos años muchos socios  han fallecido, sea para ellos el reconocimiento de los esfuerzos que realizaron y que sirvieron para que estas familias que hoy la conforman tengan la documentación que les da el título de propiedad.

Dentro de la ciudad  ella  sigue siendo reconocienda con esas cuatro palabras de la frase que la identifica  “COLEOL UNA GRAN FAMILIA”.

COLEOL COOPERATIVA DE PAN DE AZÚCAR-AYUDA MUTUA

La Cooperativa de Viviendas Leonardo Olivera (COLEOL)  de la ciudad Pan de Azúcar construyó su grupo habitacional por el sistema de AYUDA MUTUA. Sus hermosas viviendas surgieron de la mano de obra de las familias que la integraban. Enumeramos como razones  fundamentales para que la pudiesen lograr de esa forma entre otras a  las siguientes: 

_Que su Instituto Técnico trabajó con éxito en  la formación del grupo humano.

-Haber recibido inumerables charlas de cooperativismo.

Tener bien definida la meta propuesta y las responsabilidades que enfrentaban. 

-Estar en conocimiento que las horas trabajadas se contabilizaban  al igual para todos independientemente de sus físicos o conocimientos de oficios.. 

-Tener entre sus integrantes a personas con diversos oficios afines (albañiles, carpinteros, electricistas, sanitarista, etc.).

-El sentido de solidaridad dentro de todos los socios.

-Tener conocimiento que todos los días sábados y domingos tenían que volcarlos al trabajo . 

Realizar los trabajos con responsabilidad.

Sus limitaciones en el trabajo  solo lo marcaba un impedimento físico.

No ser limitante para el  trabajo las inclemencias del tiempo.

-Las mujeres  no ponían reparos en realizar trabajos pesados.

Mostrar  por encima del cansancio un buen ánimo.

Los socios de buena complexión física pedían los trabajos mas pesados.

-Valoraban  positivamente los avances de obra.

Tener un socio que realizó el trabajo de capataz con gran esmero.

-Contar con una Comisión Directiva eficiente en planificación de tareas.

           A la fecha de finalización de obras  el 12 de octubre de 1981  era  la única Cooperativa de Vivienda del Dpto. de Maldonado que había realizado las obras de construcción por AYUDA MUTUA .

Walter Nelson TORRES     21-96-12